Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

REDR REDR

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

Cómo ser joven rural y encontrar empleo cualificado

24/08/2018 Área: Jóvenes Fuente: La Comarca

  • El programa ‘Retorno de talentos' impulsa la realización de prácticas en pymes desde Jóvenes Dinamizadores Rurales.

Artículo de Sonia Ballestero, Isabel Esteban y Beatriz Severino, publicado en lacomarca.net.

«Si tienes una carrerapuedes trabajar en el medio rural». Con este mensaje trabajan en ‘Retorno de talentos', un programa cuyo objetivo es conectar a pequeñas y medianas empresas y a los estudiantes que han acabado sus estudios superiores.

Este proyecto está englobado en el programa Jóvenes Dinamizadores Rurales, iniciativa que abarca a 14 Grupos Leader de Aragón, -entre ellos Cedemar y Bajo Aragón-Matarraña en el territorio-, a 17 comarcas y que trabaja desde 2010 en diferentes acciones con chicos y chicas de distintas franjas de edad. «Para los que están terminando estudios y se van a incorporar al mercado laboral, el trabajo es uno de los motivos determinantes para que decidan volver al pueblo», dice Sara Cortés.


Se encarga de coordinar este programa a nivel regional desde Cedemar (Centro para el Desarrollo de las Comarcas del Mar de Aragón), en Caspe. «Sin embargo, hay empresas en los pueblos que no encuentran a personal cualificado y, por otro lado, tenemos a jóvenes que atienden a esa cualificación pero que están fuera», explica.

El ‘Retorno de talentos' busca conectar a estos estudiantes y a pymes, al menos, en el periodo de prácticas y que se dé ese «primer retorno». En apenas tres meses han conseguido siete experiencias en las Comarcas de Cinco Villas, Somontano y Cuencas Mineras donde jóvenes están realizando prácticas en sectores como Energía, Astronomía, comunicación, ciencia y tecnología de los alimentos, veterinaria o derecho internacional. Mientras, continúan realizando una labor de sensibilización, tanto con empresarios como con estudiantes, para que ambas partes sean conscientes de esta posibilidad. Está previsto que en otoño se celebre un encuentro con todas las partes. «A los estudiantes no se les ocurre que en casa o muy cerca puede haber una empresa que se adapta a sus necesidades y a las empresas no se les ocurre que tener a un estudiante en prácticas les puede resultar muy beneficioso en muchos aspectos, el primero, que es una persona de la zona que puede quedarse», dice.

Para Sara Bianchicoordinadora del SSPA (Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa), proyectos como este refuerzan el «orgullo rural», algo que solo se da si los jóvenes ven oportunidades en su pueblo. «Obviamente deben ir acompañadas de medidas que se han de tomar como la importancia de la conectividad, de la cobertura de móvil, el transporte y la diversificación de la actividad, además de la educación. Desde niños deben ver posibilidades de desarrollar su vida en el medio rural».

Bianchi hace referencia a otra necesidad como es la vivienda, algo que no siempre es accesible. «Es necesaria la rehabilitación de espacios en pisos para jóvenes que quieran emanciparse», dice.

Localidades como Torrevelilla o Torrecilla de Alcañiz entre otras, han rehabilitado varios edificios públicos para ofrecer viviendas en alquiler. «Tenemos cinco y todas llenas, y en cuanto se quedan vacías, se vuelven a llenar. Nos indica que este es el camino pero también sería interesante que la iniciativa privada se sume, dice el alcalde Torrecilla, Joaquín Lorenzo. De las cinco, dos están ocupadas por dos parejas jóvenes del pueblo que se independizaron. Cabe destacar que están ubicadas en un edificio donde también está el espacio co-working que habilitó la Asociación de Empresarios del Mezquín para emprendedores.

Papel de las Comarcas

Desde las comarcas bajoaragonesas coinciden en que el principal problema para los jóvenes en el medio rural es la falta de empleo y los pocos recursos que tienen para poder acceder a un puesto de trabajo acorde con su nivel de formación. Dan sentido así a la razón de ser de ‘Retorno de talentos', que busca cubrir esta necesidad con los recursos que ya existen en el territorio (empresas y personal cualificado). El principal objetivo de las instituciones comarcales respecto a los jóvenes es que trabajen en los pueblos y sean capaces de formar una familia en el territorio para afrontar la despoblación y para ello, realizan acciones e iniciativas que les ayuden a cumplir este fin.

Los jóvenes deben enfrentarse a trabajos precarios, una devaluación salarial y una tardía edad de emancipación. A pesar de que las instituciones trabajan para mejorar esta realidad, la situación no es favorable debido a que muchos deciden marcharse a la ciudad en busca de oportunidades o migrar al extranjero. El año pasado, estos últimos fueron un total de 10.334 personas según el Informe de Juventud 2017 de CC.OO presentado hace diez días. «Para atraerlos al medio rural lo que haría falta sería un cambio legislativo de la reforma laboral, fomentar un parque de viviendas público y que los jóvenes se organicen para tener voz», afirma la técnico de juventud de CC.OO, Elena Pérez

Desde la Comarca del Bajo Aragón trabajan para fomentar proyectos. «Su máxima preocupación es el trabajo y si quieren vivir aquí y crear una familia, la principal demanda es esa. Muchas veces no tenemos trabajos en el municipio que se correspondan con su formación y por eso se van fuera y la consecuencia es la despoblación», comenta Esperanza Goni, consejera de juventud del Bajo Aragón, quien organizó el sábado una jornada en Castelserás para celebrar el Día de la Juventud. Además, en la página de Facebook Juventud Bajo Aragón publican ofertas de empleo constantemente.

Ana Guevara es la consejera de juventud del Bajo Martín y coincide en que «el principal problema es el trabajo y los pocos recursos que tienen para acceder a un puesto que requiere un mayor nivel de estudios». Desde su departamento se interesan también por la formación de los jóvenes, que según el informe de CC.OO vive una situación preocupante en nuestra comunidad, ya que el abandono escolar temprano y el fracaso escolar son los protagonistas en el ámbito educativo. «Necesitamos fomentar el arraigo porque después se van y no sabemos de qué forma hacerlos volver» reclama Guevara. Para ello, una buena medida son los proyectos de formación en el Bajo Martín. En 2017 se realizaron un curso de prevención de riesgos laborales y otro de carretillero para los jóvenes en edad de trabajar, a los cuales acudieron unas 25 personas por cursillo. La consejera destaca que «algunos de los chicos que realizaron este curso ya están trabajando en nuestro territorio».

Otras comarcas participan activamente en los proyectos de Jóvenes Dinamizadores Rurales, como es el caso de la comarca Bajo Aragón- Caspe, quien colabora con actividades como Antenas Informativas o Embajadores Rurales, destinadas a las personas jóvenes de sus municipios. Uno de sus proyectos más destacados es el Made in Rural que facilita la subvención de proyectos a desarrollar en el entorno rural. La técnico de juventud de la comarca, Carmen López, destaca que también cuentan con un «centro de prevención en drogodependencia y tutorías con la ayuda del Ayuntamiento de Caspe y algunos centros sociales. Además, hacemos formación en la escuela taller y damos charlas sobre drogas, resolución de conflictos, sexualidad y convivencia.» En septiembre realizarán un estudio sobre la realidad de los jóvenes de la comarca de Caspe a través de unas mesas redondas en cada pueblo donde jóvenes de diferentes ámbitos y edades comentarán los problemas que encuentran en sus pueblos y las fórmulas para solucionarlo. También están a la espera de una subvención de ayuda a la juventud con la cual llevarían a cabo un «proyecto de inserción laboral con jóvenes que están en riesgo de exclusión y que ni estudian ni trabajan», añade la técnico.

Papel de la iniciativa privada

Los cursos de formación y actividades para el desarrollo de los jóvenes rurales no son impulsados únicamente por instituciones públicas, también existen empresas privadas que buscan mejorar la educación de este sector en el entorno rural, como es el caso de la Escuela de Tiempo Libre Tierra Baja. Su director, Jorge López, considera que «los jóvenes podrían establecerse con más inquietud y verían más brotes verdes si la oferta formativa de la zona fuera un poco más amplia» y por ese motivo ofrece sus cursillos. «¿Por qué una persona va a estudiar administración o cocina cuando nos están diciendo que los empleos más buscados de aquí a 10 años serán los tecnológicos o puestos cualificados que nada tienen que ver con la zona?», apuntó López. En la comarca del Bajo Aragón existen muchas ofertas de empleo de camarero y cocinero, sin embargo, se concentran en la época estival, lo cual no es una buena señal para la oferta formativa de la zona. El alcañizano formula una nueva iniciativa que espera que algún día se lleve a cabo: «Alcañiz tiene una herramienta muy buena para dar la propulsión que necesitamos y es el Parque Tecnológico Technopark que ayudaría a Alcañiz a crecer como cabecera de comarca y del Bajo Aragón Histórico en este aspecto. Además, es la única forma de retener jóvenes y talento». En este sentido, la formación dual en FP también está logrando muchos avances, aunque todavía la oferta debe adaptarse a la realidad del entorno.

Algunos ejemplos

«Hay que facilitar el primer retorno con prácticas en las empresas»

Sara Cortés coordina desde Cedemar Caspe, el proyecto ‘Retorno de talento' que busca conectar empresas y estudiantes para la realización de prácticas.

Sostiene que es posible trabajar en el medio rural. «Facilitar el primer retorno de esa persona que ha terminado sus estudios superiores es fundamental. En unos meses de prácticas pueden pasar muchas cosas: que salga otro trabajo, formar una familia... Puede ser el primer paso para que ese estudiante se instale de nuevo en su pueblo».

«Yo soy de pueblo de toda la vida y tenía claro que quería vivir en uno»

Sergio Bolós, con 32 años y de Sarrión, es el gerente del Camping La Rasmia de Castellote y desde siempre tuvo claro que «quería vivir en un pueblo». Su modelo de camping es su «modelo de vida». En su cocina cuentan con alimentos de kilómetro 0 porque buscaban «apostar por los productos de la zona, como el vino de Las Planas o verduras ecológicas de Abenfigo». Además, realizan un gran número de actividades como «paddle surf, escalada, talleres, conciertos» y todo ello para «dar vida al mundo rural».

«Lo necesario para vivir aquí son los medios, tener un trabajo»

Gema Insa tiene 23 años y es de Castelserás. Ha estudiado Magisterio en Teruel y actualmente trabaja en su pueblo. Tiene sus objetivos muy claros: "poder vivir aquí y trabajar como profesora" porque su pasión son los niños. Todo su entorno quiere permanecer en el pueblo, pero según Insa "si de lo que estudias no hay trabajo aquí, ¿cómo vas a venir?" "Si te vas a estudiar fuera, a lo mejor encuentras algo mejor allí y ya te quedas", explicó la castelserana. «Lo necesario para vivir aquí son los medios, tener trabajo».

Imprimir ficha

Buscador




Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es