Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

REDR REDR

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

La zona rural de Jerez reivindica sus 'coles'

16/03/2016 Área: Juventud y Mujer Fuente: Diario de Jerez

  • Desde que se abrió el periodo de matriculaciones, varios centros se están moviendo para captar alumnos procedentes del entorno urbano

El pasado 1 de marzo la Junta de Andalucía inició un nuevo periodo de escolarización que se alargará hasta el último día del mes y en el que padres y madres eligen centro para sus hijos. Más allá de las complicaciones propias de este procedimiento -las temidas faltas de plazas o los contenciosos que se abren sobre si el domicilio que aparece en la solicitud es real o no-, algunos centros de la zona rural se encuentran en plena campaña de captación de alumnos que proceden del Jerez urbano. En su contra juega la lejanía de algunas barriadas rurales, que hacen obligatorio el uso del vehículo, porque el transporte público no suele colmar las necesidades de los alumnos. En la práctica, los padres declaran que sólo dedican unos minutos más en llegar a los centros del Jerez rural de lo que tardaban cuando estaban matriculados en colegios urbanos, donde residen. "Estaba en otro colegio público más o menos cercano a casa para el que empleábamos quince minutos en llegar. Ahora tardamos veinte. Gastamos más en gasolina, pero merece la pena por todo lo que tiene a favor", señala Javier Marco, que ha escolarizado a sus dos hijos en La Ina, de cinco y diez años.

Rocío Rodríguez es la presidenta del AMPA de Cuartillos. "El principal problema es el transporte. Cada septiembre tenemos la misma reivindicación, que las administraciones quieren recortar quitándonos el autobús escolar". En ese sentido, el problema de los centros educativos de las afueras del Jerez urbano no es más que el reflejo de otros propios de la vida en la zona rural. De hecho, hubo un tiempo en el que una de las líneas del autobús urbano llegaba a barriadas rurales y pedanías por las que ahora sólo pasa el interurbano, con una frecuencia baja. Sin embargo, si se cuenta con vehículo propio, en ese Jerez del campo explican que la lejanía no es más que una percepción. "En una mañana puedo ir dos o tres veces a la ciudad porque estamos a menos de quince minutos, es lo más normal del mundo que uno tarde en llegar ese tiempo desde casa si vives en cualquier barriada de Jerez. Aquí tenemos un comedor de gestión directa, con comida elaborada al día, un huerto escolar, no más de una docena de alumnos por clase... Ofrece un gran servicio, el año pasado entraron diez alumnos que residen en Jerez", defiende Carlos Vidal, delegado de alcaldía en La Ina.

La cuestión de las ratios de alumnos pone cada año en la picota el sostenimiento de los centros escolares del entorno rural. La consejería de Educación exige un mínimo de alumnos por aula que en algunas zonas no se cumple. Esto obliga a que en clase se reúnan alumnos de cursos diferentes. Pero en la zona rural están tratando de convertir este hándicap administrativo en un valor. "Porque trabajamos con menos alumnos por aula, tenemos la posibilidad de estar mucho más encima de ellos. Siempre estamos con ese temor de unir clases, pero casi nunca se acaba produciendo", cuenta una profesora de uno de los centros rurales. "Sufrimos muchos recortes porque están desmantelando la administración pública fuera de las urbes. No sólo sufre la educación, sufren otros servicios", señala otro profesor.

"La zona rural se está despoblando porque hace años que no se construyen viviendas y los centros de trabajo están en las urbes. Un servicio educativo fuerte ayuda a revertirlo. Si paseas por El Bosque, ves que no hay apenas chavales de 16 años en adelante por la calle porque todos comienzan a hacer su vida en Ubrique, donde les envían a estudiar. Gracias a los centros Semi-D, en los que hay clase hasta segundo de la ESO, se mantienen a los alumnos en sus poblaciones hasta los 13 ó 14 años. Pero una vez que pasan a tercero socializan en ciudades más grandes", explica el director del colegio de Cuartillos, Juan Bertolet. "Soy el primero que entiende que tener una clase con cuatro o cinco alumnos es un despilfarro, porque cuanto mayores son los estudiantes, más cara resulta su educación, pero en su día propusimos que algunos centros educativos de la zona rural aglutinaran a los estudiantes de las barriadas rurales y las pedanías en lugar de matricularlos en Jerez, en el IES Fernando Quiñones".

Este centro, situado en la barriada de La Granja, ha recibido a más estudiantes de lo que tenía previsto cuando se construyó, lo que provocó que comenzara a darse clases en aulas prefabricadas hace algunos años. Este sobredimensionamiento se debe, en parte, a que se iniciaron estudios de Formación Profesional, pero también a la gran cantidad de estudiantes del mundo rural que dan clases allí. De hecho, el Partido Popular de Jerez denunció recientemente el colapso del centro y acusó a la Junta de Andalucía de querer acabar con los centros Semi-D.

En el colegio de Cuartillos hay alumnos que llegan desde la ciudad "sobre todo porque no les gustaba el colegio que les tocaba". Sobre los beneficios de contar con "15 ó 20 alumnos por clase", relata que la cuestión de la mejor atención es fundamental. "De hecho, la consejería nos ha enviado desde Algeciras a menores inmigrantes que tenían problemas de integración cultural, conscientes de que podíamos estar más encima de ellos", remacha su director. La otra cara de la moneda es que por ser colegios más pequeños no tienen aulas de apoyo especial, ni logopedas ni otro tipo de terapeutas.

Con todo, para Javier Marco esto no fue un problema. "Yo estoy muy contento, gracias a que tienen menos alumnos por clase los profesores pueden dedicarse más a mis hijos. El mayor de los dos sufre un trastorno de déficit de atención y en su anterior colegio no adaptaron el currículum a sus necesidades. En La Ina hemos encontrado a un grupo de profesores muy activos, son capaces de seguir varias líneas diferentes de estudio en una misma clase". Además, "nos gustaba el cambio de entorno. A mis hijos siempre les ha gustado la naturaleza, así que por estar en La Ina se encuentran un incentivo. No les cuesta ir a clase, lo que les cuesta es volver de ella". A Manuel Ruiz también le sedujo la oferta de La Ina. "Mi hija, que tiene nueve años, estaba escolarizada en un centro concertado donde no le sacaban partido por el colapso en el que se encuentran. Partían de una concepción equivocada, que se alcanza un mayor nivel cuando aumenta la cantidad de materia. Conciben a los niños como máquinas. Mi hija estaba bloqueada y desde que llegó a La Ina, el pasado septiembre, está sacando buenas notas".

Muchos de los centros educativos de la zona rural se han dedicado a captar alumnos haciendo campaña de sus bondades, pero en cambio otros afrontan el mes de marzo llevando a cabo una política comunicativa más discreta. Ocurre en Lomopardo, y en Torrecera tampoco tienen estudiantes del Jerez urbano, pues es de los más alejados. El AMPA lleva tiempo tratando de reunirse con la delegación de Educación del Ayuntamiento, cuya titular es Laura Álvarez, pero denuncian que desde septiembre les están dando largas y que las instalaciones necesitan una mano de pintura y cambiar las puertas, que resisten como pueden desde que se inauguró el colegio. Los estudiantes que acaban su educación en Torrecera, que tiene líneas hasta segundo de la ESO, pasan a La Barca, donde ni siquiera hay comedor.

El factor de la conciliación es otro en el que los centros rurales trata de ganarse su sitio. Algunos colegios abren sus puertas a las siete y media de la mañana, una hora y media antes de que se inicien las clases regulares. Además, ofrecen comedor y actividades extraescolares que permiten que los padres no tengan que recoger a sus hijos hasta las cinco de la tarde, todo ello en favor de la conciliación laboral y familiar. Suelen ser centros TIC de la Junta en los que se han implementado tecnologías de la información orientadas a mejorar el sistema educativo, en un programa que lleva años implementando la Junta. Tratan de no quedarse atrás y revindicarse como centros con una oferta mejor que la de los 'coles' urbanos.

Imprimir ficha

Buscador






Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es