Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

La FAO ve en las zonas rurales la clave para el crecimiento de los países en desarrollo

11/10/2017 Área: Exclusión social Fuente: Expansión

  • La organización aboga por aprovechar el potencial de zonas menos pobladas o pequeñas ciudades.
  • La organización ha apuntado que en muchos países en desarrollo las ciudades --principalmente su motor industrial-- serán incapaces de absorber a los numerosos demandantes de empleo que querrán incorporarse al mercado laboral. Con los datos actuales sobre la mesa existe el riesgo de que los habitantes de los pueblos y localidades pequeñas que quieran emigrar a las ciudades terminen sumándose a la "población urbana pobre".

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha puesto en valor las zonas rurales como motor para el crecimiento económico de los países en desarrollo, en la medida en que las ciudades se muestran cada vez más incapaces de absorber toda la capacidad laboral y el precio de los productos básicos amenaza con dispararse.

FAO advierte de que, para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es necesario aprovechar el potencial de unas regiones habitualmente consideradas de segunda y que pueden ayudar a alimentar y dar trabajo a un planeta cada vez más poblado y más joven.

El punto de inflexión en materia de transformación rural llegó en la década de los noventa del siglo pasado. Desde entonces, 750 millones de habitantes más han superado la línea de ingresos que marca la pobreza moderada: establecida en los 3,10 dólares por persona y día.

Sin embargo, el escenario amenaza con dar un giro. La FAO ha advertido del riesgo de una triple tendencia marcada por la baja productividad en la agricultura de subsistencia, la limitación para la industrialización en muchos lugares y el rápido crecimiento demográfico y de urbanización.

La organización ha apuntado que en muchos países en desarrollo las ciudades --principalmente su motor industrial-- serán incapaces de absorber a los numerosos demandantes de empleo que querrán incorporarse al mercado laboral. Con los datos actuales sobre la mesa existe el riesgo de que los habitantes de los pueblos y localidades pequeñas que quieran emigrar a las ciudades terminen sumándose a la "población urbana pobre".

Se prevé que entre 2015 y 2030 el número de personas de entre 15 y 24 años aumente en cien millones, hasta los 1.300, y gran parte de este aumento poblacional corresponderá a áreas rurales. La población rural del mundo en desarrollo ha pasado de 1.600 millones en 1960 a 3.100 millones en 2015.

En los países en desarrollo, cerca de la mitad de la población urbana --unos 1.450 millones de personas-- vive en ciudades de menos de 500.000 habitantes o en zonas rurales aledañas, por lo que la FAO ha instado a aprovechar las oportunidades que brindan este tipo de contextos.

El director general de la agencia, José Graziano da Silva, ha señalado que, pese a ser "a menudo ignoradas por los responsables políticos y los encargados de la planificación", las redes territoriales de las pequeñas ciudades y pueblos son "puntos de referencia importantes para la población rural", en la medida en que es en estas zonas donde compran las semillas u obtienen los servicios educativos y sanitarios que necesitan.

"Instamos a los responsables políticos a reconocer el papel catalizador de las pequeñas ciudades y pueblos como mediadores entre el mundo rural y el urbano, y a proporcionar a los pequeños agricultores mayores oportunidades de comercializar sus productos y disfrutar los beneficios del crecimiento económico", ha reclamado el responsable.

Los mercados urbanos en el Africa subsahariana moverán cuatro veces más dinero entre 2010 y 2030, al pasar de 313.000 millones de dólares a un billón. En las zonas oriental y meridional de este continente, la proporción de consumidores urbanos pasará del 52 por ciento actual al 67 por ciento en el año 2040.

ALIMENTOS

La creciente demanda de alimentos en las zonas urbanas puede ayudar a su vez a promover transformaciones en las economías rurales, siempre y cuando se apueste por diversificar los sistemas y generar nuevas oportunidades económicas en actividades no agrícolas pero que sí estén relacionadas con la agricultura.

En la actualidad, los mercados urbanos demandan hasta el 70 por ciento de los suministros nacionales de alimentos, incluso en países con una gran población rural, y el dato va en aumento, según el informe divulgado por la FAO.

El estudio aboga por potenciar políticas que ayuden a los pequeños productores a sumarse también al mercado urbano, por ejemplo con medidas para fortalecer los derechos de tenencia de la tierra, igualdad de oportunidades en los contratos de suministro o mejoras en el acceso al crédito.

Asimismo, plantea la necesidad de crear una infraestructura que permita conectar los dos contextos, ya que en muchos países en desarrollo la ausencia de caminos rurales, redes eléctricas, instalaciones de almacenamiento, y sistemas de transporte refrigerado suponen "un grave obstáculo para los agricultores que desean aprovecharse de la demanda urbana de frutas frescas, hortalizas, carne y productos lácteos".

La FAO alude en tercer lugar a la inclusión de zonas urbanas más pequeñas y dispersas en la economía nacional, de tal forma que no sólo las megaciudades puedan beneficiarse de un sistema de la interconexión entre los dos ámbitos.

Imprimir ficha

Buscador




Síguenos en

Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural
C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es

Conforme: XHTML 1.0 CSS 2.1
W3C WAI - AA
Accesibilidad

Escudo de Espa�a con el texto: Ministerio de Agricultura, Alimentaci�n y Medio Ambiente Bandera de la Uni�n Europea